Mundo Du

Cuentos breves, relatos sorprendentes

Menú

Pastos

–Has rozado con tu cuerno la flor sagrada de Hum –dijo la tortuga.

El unicornio, que sólo pastaba, alzó la testa sorprendido.

–Perdonad, noble bestia, desconocía la sacralidad de estas flores.

La tortuga, indignada, replicó:

–Estúpido animal mitológico. –Y concentrándose, cerró los ojos y gritó: –¡¡Desaparece!!

El unicornio, sorprendentemente lo hizo, con un estético pop.