Mundo Du

Cuentos breves, relatos sorprendentes

Menú

Un atisbo de ternura

Sonó por la radio el Cascanueces de Tchaikovsky; lo reconocí porque mi madre lo ponía en el tocadiscos cuando era niño. Confieso que un atisbo de ternura me hizo sonreír, pero seguí apuñalándola.